Aventuras en el Far West (I)

Clásicos salgarianos #5. Una antología de tres aventuras y tres cuentos:

En las fronteras del Far West
La Cazadora de Cabelleras
Los brulé (también conocido como El exterminio de una tribu)

Tres cuentos:
En el país del oro
El correo de California
El Águila Blanca

Versiones íntegras y anotadas.

Opiniones

En las fronteras del Far West: Buen libro, lleno de emociones, aventura e intriga, Salgari nos sumerge en el viejo oeste de los Estados Unidos, territorio infestado de Pieles rojas. Recomendable, de fácil lectura por su prosa fluida y descriptiva. ~necaxman

En las fronteras del Far West

En las montañas del Laramie, un pelotón de 50 soldados al mando del coronel Devandel defienden tenazmente "La Garganta del Funeral". Junto con el bravo soldado, están los cazadores Harry y George Limpton y el indian agent John Maxim, voluntarios en la guerra contra los indios. Deben resistir todo lo que puedan para evitar que los sioux comandados por Yalla se unan con los jefes Mano Izquierda de los cheyenne y Tetera Negra de los arapahoe

Capítulo 1

La garganta del Funeral

—¡NOS ESPERA UNA mala noche, muchachos! —dijo poco antes de ponerse el sol el coronel Devandel, a quien el Gobierno americano había mandado con gran premura al frente de cincuenta hombres apenas a perseguir a los cowboys en las montañas de Laramie—. ¡Mucha vigilancia o, de lo contrario, los indios aprovecharán la ocasión para atravesar la garganta del Funeral!
El bravo soldado, que había conquistado sus galones primero en la guerra contra México y después peleando denodadamente en las fronteras del Far West contra los indómitos pieles rojas, no se engañaba en sus predicciones.
Las altas cimas de las montañas que se extienden entre los confines meridionales del Wyoming y los septentrionales del Colorado se habían cubierto de densas nubes, y el trueno no tardó en hacer oír su voz poderosa.
A los pocos instantes comenzó a caer sobre el campamento una lluvia torrencial, que obligó a los centinelas a replegarse más que de prisa hacia los furgones dispuestos en cruz de San Andrés para defender las tiendas de una sorpresa probable.
Sólo los soldados jóvenes, que hasta pocos días antes habían estado dedicados a recorrer praderas y que se hallaban, por tanto, habituados a afrontar las intemperies, se mantuvieron obstinadamente en la extremidad de una peligrosa vereda que conducía al llamado paso del Funeral.
Se habían guarecido bajo el saliente de una roca, que en parte les protegía del furioso aguacero, y vigilaban con gran atención.
—¿No ves nada, Harry? —preguntó el más joven, un hermoso tipo, apenas de veinte años, moreno como un mestizo y de mirada fogosa como la serpiente.
—¡Nada, George! —respondió el otro, que se parecía extraordinariamente a su interlocutor y que representaba tener algunos años más que él.
—Y, sin embargo, hermano, estoy seguro de que aquel indio que durante tres noches ha intentado pasar se aprovechará de este mal tiempo para llevar al Colorado algún mensaje importante de las tribus sublevadas.
—Y yo estoy también seguro de matarle si pretende pasar. ¡Mi rifle es muy certero! —respondió Harry—. ¡Qué se deje ver y tendrá su merecido!
—Es que los cheyenne no tienen miedo a nuestras armas. Ya has debido convencerte de ello en las praderas.
—Tiene mi carabina diez balas, y alguna de ellas hará blanco en los pieles rojas.
—Y yo tengo siete cicatrices y dos heridas abiertas aún —respondió George, riéndose—. ¡Abre, abre los ojos, hermano, que el coronel Devandel debe de tener sus razones para presentir al enemigo!
—Y yo presiento que será esta misma noche cuando los indios intenten forzar el paso.
—¿Y lo impedirás matándoles?
—Si me ayuda la luz de los relámpagos, sí.
Un relámpago intenso brillé en medio de las nubes que el viento lanzaba del Wyoming al Colorado, seguido de un espantoso trueno, que resonó largo tiempo entre los altos árboles que cubrían los flancos de las montañas del Laramie.
Los dos cazadores, aunque inundados de la cabeza a los pies, dejaron las rocas que en parte les protegían, y se dirigieron a la entrada de la garganta del Funeral.
Un caballo completamente blanco, de soberbias crines y larguísima cola, montado por un indio adornado de plumas y que parecía estrechar algo contra su pecho, había aparecido a sólo cincuenta pasos de la garganta.
—¡Fuego, Harry!
—¡Fuego, George!
Sonaron dos disparos, tan unidos que parecieron uno solo, alarmando a los centinelas, los cuales gritaron en seguida:
—¡A las armas!
El caballo, herido por las infalibles balas de los cazadores de las praderas, dio un salto inmenso, y después de haber salvado la distancia que le separaba de la garganta, cayó, lanzando un doloroso relincho.
El indio que lo montaba había sido lanzado a poca distancia, sin soltar el bulto que estrechaba contra su pecho.
Harry y George se precipitaron sobre él, cuchillo en mano, prontos a rematarle, según las leyes inexorables de las praderas, si hubiera tratado de oponer alguna resistencia, mientras acudían diez o doce centinelas provistos de linternas.
El indio, aturdido por la caída, había tratado de defenderse con el fusil, arma que en 1863 cambiaron los pieles rojas por su arco.
—¡Camaradas —dijo Harry a los que acudieron—, formad cerco alrededor de nosotros, y dejad que arreglemos cuentas con este indio mi hermano y yo ya que hemos sido nosotros sus vencedores!
Cogió una linterna y se acercó al indio.
Era un robusto joven de dieciséis a diecisiete años, de tez mucho más clara que la de sus congéneres, con negrísimos cabellos largos y ojos de color azul oscuro, como no se encuentran entre los pieles rojas.
Llevaba un traje de perfecto americano primitivo. Una especie de chaqueta de piel con dibujos de fuertes tintas, calzones abiertos por abajo, adornados con borlitas, falanges humanas y preciosos recamados de algodón.
Le rodeaba la cabeza un círculo de oro, sobre el cual gallardeaba un grupo de plumas de águila, distintivo de los personajes importantes.
—¡Buena presa! —dijo Harry—. ¡O mucho me engaño, o este indio es hijo de algún jefe cheyenne!
El joven indio lanzó al cazador una feroz mirada, diciéndole con tono de amenaza:
—¡Maldito rostro pálido!
En seguida trató de incorporarse, y miró ansiosamente hacia la entrada de la garganta.
Diríase que buscaba a alguien.
—¡Eh, Harry! —dijo un soldado—. ¡Me parece que el prisionero no estaba solo!
—¡Buscad por ahí! —añadió George—, mientras nosotros conducimos este prisionero ante el coronel. ¿Está despierto todavía?
—Poco ha le oímos hablar en su tienda con el indian agent, el bravo John Maxim —respondió otro soldado.
—¡Pues vamos! —dijo Harry—. Y vosotros, a registrar la garganta. ¡Me parece que este indio llevaba en los brazos un niño!
—Se cayó cuando el caballo; no se escapará, camarada —respondieron los centinelas, registrando por todas partes.
Los dos cazadores desarmaron al indio, que no opuso resistencia, lo que, por otra parte, hubiera sido inútil, y le condujeron al campamento, llevando a prevención en las manos los cuchillos Bowie, cuchillos de gran tamaño, que forman parte del armamento de los voluntarios que combaten en las fronteras indias.
Entre los dos brazos de la cruz formada por los furgones se levantaba una alta tienda, un verdadero teepee de construcción india, de forma cónica, reforzado por gran número de estacas para que pudiera resistir los vientos de las praderas, que tienen una violencia inaudita.
El interior estaba iluminado por una hoguera, alrededor de la cual discutían animadamente dos hombres, que debieron haber oído el ruido de los disparos.
Eran el coronel Devandel y su indian agent o guía, John Maxim, verdadero tipo del aventurero.
Como la mayor parte de los yanquis de la frontera, eran de formas hercúleas, especialmente el segundo, que debía de estar dotado de una fuerza extraordinaria.
—Coronel —dijo Harry, levantando una cortina de la tienda y mirando al interior—, al fin le hemos capturado.
El comandante del pequeño cuerpo de observación se levantó en seguida, mientras el indian agent empuñaba un rifle.
El piel roja permanecía inmóvil, mirando al coronel fija y tenazmente.
Sus ojos no habían expresado emoción alguna. Sabido es que los indios tratan siempre de ocultar sus propios pensamientos, sean alegres o dolorosos.
—¿Quién eres? —preguntó el coronel, mientras los dos corredores se ponían en guardia para evitar la huida.
—Pájaro Nocturno —respondió el indio con orgullo.
—¿Un cheyenne?
—Mi traje te lo dice, padre blanco. No es necesario que te lo explique.
—¿No sabes que estamos en guerra con tu nación y con los sioux y los arapahoe, que se han coligado en nuestro perjuicio?
—Lo sé.
—¿Por qué tratabas de atravesar nuestro campamento?
—Porque debía llevar al jefe arapahoe Mano Izquierda a su hija Minnehaha.
—¡Mientes! ¡Mano Izquierda no hubiera cometido semejante imprudencia!
—No lo sé. Yo le he obedecido porque soy un guerrero y no debo discutir.
—¿Y dónde está esa muchacha?
—Se me fue de los brazos, y cayó al fondo de la garganta del Funeral.
El coronel se volvió hacia el indian agent.
—¿Qué crees tú, John?
—Estoy convencido, mi coronel, de que este joven no es un indio de pura sangre, sino un mestizo, nacido de cualquier prisionera blanca y de cualquier sioux, más bien que de un cheyenne. ¿No veis que tiene la tez más clara, los ojos casi azules, la melena menos crespa y la frente más alta? Además, mirad en su cuello la piedrecita azul del Arca del Primer Hombre, que sólo llevan los sioux. Este bribón trata de engañarnos.
El coronel no respondió. Se había acercado al prisionero, que permanecía impasible y le miraba con extremada ansiedad.
El viejo soldado se había puesto pálido como un muerto, a pesar de estar habituado a toda clase de emociones, y su frente se cubrió de frío sudor.
—¡Dios mío! —le oyeron murmurar el indian agent y los dos cazadores de las praderas.
—¿Qué os pasa, mi coronel? —le preguntó John Maxim al verle tan alterado.
—¿Le crees un mestizo? —preguntó el coronel, haciendo un esfuerzo supremo y pasándose la mano derecha por la frente, como para alejar algún penoso recuerdo.
—¡Apostaría mi rifle contra un cuchillo y dos collares! —respondió el gigante Maxim.
—¿Y le crees un sioux?
—El amuleto que lleva al cuello lo dice. Ni los arapahoe ni los cheyenne los llevan.
—Entonces es preciso que hable.
—¡Hum! ¡Estos pieles rojas son mudos como muertos!
El joven guerrero lo oía todo sin manifestar ansiedad alguna. Solamente dio un tirón de rabia a la piedra azul que llevaba al cuello, y que le había hecho traición.
El coronel dio dos o tres vueltas alrededor de la tienda como si quisiera serenarse de su emoción, y en seguida se acercó al prisionero, agarrándole por las muñecas y sacudiéndole brutalmente.
—¿Eres un sioux o un cheyenne? —le preguntó.
—Soy un guerrero indio que hace la guerra contra los rostros pálidos, y nada más —respondió el joven.
—¡Quiero saberlo!
Pájaro Nocturno se encogió de hombros, pareciendo prestar más atención al ruido de la lluvia que a lo que decía el coronel.
—¡Tú has debido de tener un padre!
Otro leve encogimiento de hombros, que exasperó a todos, y más que a nadie al indian agent, por ser más profundo conocedor de los pieles rojas.
—¡Habla, desgraciado! —gritó el coronel—. ¿Quién era tu padre?
—No lo sé —respondió el joven guerrero.
—¿Era blanco o indio?
—No le he conocido.
—Y tu madre, ¿era una esclava blanca, una squaw sioux, o una squaw arapahoe?
—No la he visto nunca.
—¡Imposible! —gritó el coronel.
—Pájaro Nocturno no tiene la lengua doble —respondió el piel roja.
—Dime al menos si eres un cheyenne o un sioux.
—Puedo ser lo uno y lo otro. Además, ¿qué puede importarle al rostro pálido? He sido preso y sé cuáles son las leyes de la guerra: matadme, y se acabó. ¡El Gran Espíritu me acogerá en sus praderas eternamente verdes!
—¡Eres un valiente! —le dijo el coronel, cuya voz temblaba, conmovida—. ¿Qué sangre tienes en las venas?
—La de dos razas —respondió el joven—. Ahora cumpla el hombre pálido su deber, ya que me ha capturado.
—¿Y la hija de Mano Izquierda, el jefe de los arapahoe?
—Habrá muerto. El huracán se desencadenaba, y mi caballo no podía soportar la luz de los relámpagos. Iba a ganar la extremidad de la garganta del Funeral, cuando el caballo dio un salto tan espantoso, que la pequeña Minnehaha se me escapó de los brazos. Si los coyotes no han devorado su cadáver, lo encontraréis entre las rocas.
—¿Tienes algo más que decir?
—No, rostro pálido.
—¿Y te figuras que he creído todo eso que has contado? No; tú ibas al campo de los arapahoe para llevar alguna orden.
El indio permaneció impasible.
—Estamos en guerra con las tres naciones, y cada cual trata de sacar el mejor partido —añadió el coronel—. Mi deber es fusilarte.
—Ya te he dicho que un guerrero no teme a la muerte —respondió el joven con orgullo—. Cuando mandes hacer fuego, no me verás ni siquiera cerrar los ojos. Además, he tenido en cuenta los peligros a que me exponía al entrar en el teatro de la guerra entre las tres naciones. Fusílame, pues, y luego arráncame la cabellera, como manda la ley de las praderas.
El coronel, cuya emoción duraba aún, con gran estupor del indian agent, que le había visto ejecutar sereno actos de verdadera ferocidad contra los indios de la frontera del Far West, iba a responder, cuando fuera, entre el tronar del huracán y el ruido de la lluvia, se oyeron voces animadas.
En seguida se abrió la puerta de la tienda, y un soldado se adelantó, diciendo:
—¡Hela aquí, coronel! ¡Al fin la hemos encontrado! Cuatro minutos después, y se escapa por la garganta del Funeral.
El soldado llevaba de la mano una muchacha india, de unos doce años de edad, piel bastante oscura y facciones regulares, que denotaban una astucia precoz, especialmente juzgando por la mirada de sus ojos negros.
No debía ser hija de un guerrero cualquiera, porque llevaba un pintoresco traje primorosamente tejido con plumas y algodón, brazaletes de oro y un círculo del mismo metal en la cabeza.
Pájaro Nocturno no pudo contener un gesto de mal humor al verla aparecer en la tienda, gesto que no pasó inadvertido por John Maxim, el guía del pequeño cuerpo de observación.
Los pieles rojas cambiaron entre sí una mirada que quería decir algo, y en seguida la muchacha, separándose del soldado, se dirigió hacia el coronel, mirándole con ojos de desafío.
—¿El jefe? —preguntó tras un breve silencio.
—Sí —respondió el coronel.
—¿Qué vas a hacer con mi amigo Pájaro Nocturno?
—Dentro de una hora habrá muerto.
La joven volvió a mirar con ansiedad extremada al prisionero.
Pájaro Nocturno permaneció impasible.
—¿Es verdad que eres la hija del jefe Mano Izquierda? —preguntó el coronel a la india.
—Sí —respondió Minnehaha.
—¿Y dónde está la orden que tu padre espera?
—No lo sé.
—¿Es sioux o arapahoe Pájaro Nocturno?
—No lo sé; es un guerrero.
—Coronel —dijo el indian agent—, la asaríamos a fuego lento y no diría una palabra. ¡Estamos perdiendo el tiempo! ¡No sabremos nada!
—Pues cualquier motivo imperioso habrá obligado a estos indios a forzar el paso del Funeral —dijo el coronel, sin apartar los ojos de Pájaro Nocturno.
—De seguro, señor Devandel. Y ahora lo que debemos hacer es fusilar al indio antes que se fugue, y retener con nosotros a la muchacha.
No obstante haber ordenado ya un gran número de ejecuciones, el coronel miró con espanto al guía.
—¡Fusilarle! —exclamó con voz sorda—. ¿Y si te dijera que vacilo?
—¿Os interesa ese joven?
—No lo sé; pero siento una extraña emoción inexplicable.
—No tenéis derecho a perdonarle.
—Lo sé; nuestra guerra es de exterminio.
—¿Quiere usted que yo ordene la ejecución?
—¡Sí, sí! ¡No quiero presenciar la muerte de este joven! —añadió el coronel con espanto.
—Todo habrá concluido dentro de un minuto —dijo el indian agent, haciendo señas a los dos cazadores de las praderas para que se apoderaran del indio.
Pájaro Nocturno fue sacado de la tienda con los brazos atados a la espalda.
La muchacha le siguió, mientras el coronel, presa de una inexplicable angustia que le oprimía el corazón, se dejó caer sobre la silla de un caballo, apoyando la cabeza entre las manos.
Un viento frío retumbaba a través de la garganta del Funeral.
Los cincuenta hombres que formaban la expedición habían acudido todos a presenciar el fusilamiento.
John Maxim hizo conducir al condenado hasta la entrada de la garganta y le ató sólidamente a una roca que parecía el tronco de un árbol petrificado.
—¿Tienes alguna otra cosa que decir? —le preguntó.
Pájaro Nocturno sonrió con desprecio, y concentró toda su atención en Minnehaha, que a diez pasos de él conservaba una calma espantosa.
Seis soldados se colocaron ante el guerrero apuntándole con sus fusiles.
—¡Concluyamos cuanto antes! —dijo el guía—. ¡Fuera de aquí la muchacha!
Harry, el cazador de las praderas, cogió a Minnehaha y se alejó con ella. En aquel mismo instante sonó una descarga de seis detonaciones, y después una aislada: era el golpe de gracia.
El joven guerrero cayó de un modo fulminante, sin que hubiese tenido tiempo de lanzar un grito.
—¡Al campamento! —ordenó Maxim.
Iban ya a retornar al campamento, cuando un relincho agudo resonó en la garganta y el magnífico caballo que el guerrero montaba emergió de las sombras, mostrándose a los rayos de la luna.
—¡Diablo! —exclamó Harry—. ¡No había muerto todavía!
El hermoso animal se mantuvo de pie algunos instantes, y al fin cayó al suelo, lanzando un último y más agudo relincho.
Había muerto, al igual que su amo, el joven guerrero indio.