Aventuras históricas:

Clásicos salgarianos #7. Una antología de cinco clásicos de aventuras:

Las panteras de Argel
Las hijas de los faraones
Cartago en llamas
El Capitán Tormenta
El León de Damasco

Opiniones

El Capitán Tormenta: "Un libro de aventuras "de los de antes". No busquéis dilemas morales o profundidad psicológica: aquí los buenos son muy buenos y los malos malísimos; Salgari no se para a analizar las acciones de sus personajes ni se detiene en descripciones que puedan frenar el ritmo de la narración. A eso añadidle duelos a espadas, honor, romance... hasta conseguir una lectura realmente entretenida." ~ Malapata, Goodreads

El León de Damasco: "Uno de los muchos libros de aventuras marítimas de Salgari. Con los elementos acostumbrados: Un protagonista de carácter majestuoso, un par de fieles servidores que exaltan la lealtad y el heroísmo, a la vez que dan un toque de humor a la historia, enemigos de una maldad ilimitada y personajes (como Sebastiano Veniero, Uluç Ali Reis y Gianandrea Doria), y contexto histórico utilizados de manera totalmente libertina. Por lo demás, es un libro muy entretenido, muy fácil de leer, y a pesar de que la desbordante imaginación del Autor destroza constantemente los hechos históricos, se disfruta de principio a fin." ~ Oscar Gonzalez, Goodreads

Las hijas de los faraones: "Egipto fue una constante inspiración para los escritores de novelas de aventuras de fines del XIX y comienzos del siglo XX. Buenos ejemplos de ello son varias obras de H.R. Haggard o este sugerente relato de Salgari, Le figlie dei Faraoni (1906)." ~ The Cult

Cartago en llamas: "Los personajes son estereotipicos y unidemensionales y las situaciones muy exageradas: Hiram es el mas valiente e invencible de todos los hombre, todossus guerreros moririan por el sin dudarlo, todas las mujeres se enamoran de el ... Normalmente esto me haria tirar el libro a la basura con cara de asco pero no fue el caso con este libro. Segui leyendo. Y me encanto. Lo escribio de prisa y tu lo tienes que leer de prisa. Salgari no es Dickens ni Victor Hugo, pero es diversion y emocion a raudales y sin pretensiones. Y despues de intentar leer "Tender is the night" era justamente lo que necesitaba." ~B. Fernandez, Goodreads

Las panteras de Argel

El siglo XVI, época de guerra religiosa entre cristianos y musulmanes. Ida de Santafiora, la prometida del barón de San Telmo, Caballero de Malta es raptada por un príncipe moro. El barón, determinado a librar a su prometida, deberá superar con temeridad y osadía un sinnúmero de obstáculos que sus enemigos pondrán en su camino.

Capituló 1

Una faluca misteriosa

ERA UNA NOCHE espléndida, una de esas noches dulces y serenas que con frecuencia pueden admirarse en las costas italianas, donde el firmamento tiene una transparencia que supera a la del cielo de las regiones tropicales, y que tanta admiración produce en los navegantes que recorren el Atlántico y el Océano Indico.
La luna se reflejaba vagamente, titilando sus reflejos plateados sobre la plácida superficie del mar Tirreno, y las estrellas más próximas al horizonte parecían dejar caer sobre el mar largos rayos de oro fundido. Una fresca brisa, impregnada de perfumes de los naranjos, todavía en flor, soplaba a intervalos por la costa de Cerdeña, cuyas ásperas montañas se dibujaban claramente sobre el cielo, proyectando la sombra gigantesca de sus cimas.
Una chalupa de forma esbelta y elegante, con la borda incrustada de ricos dorados y la proa adornada con un escudo también dorado, donde lucían una corona de Barón con tres manoplas de hierro y un león rampante, se deslizaba sobre las aguas bajo el poderoso impulso de doce remos manejados por vigorosos brazos. La embarcación se recataba a la sombra de la costa, como si deseara ocultarse de los barcos que pudieran venir del sur, en cuya dirección proyectaba la luna sus haces de rayos plateados.
Doce hombres, vigorosos todos, con el rostro bronceado, el pecho resguardado por corazas de acero, sobre las cuales se veía pintada en negro una cruz y la cabeza cubierta con cascos brillantes, bogaban afanosamente. Delante de ellos se veían picas, alabardas, mandobles, mazas de acero y también aquellos pesados mosquetes que hasta fin del siglo XVI hacían sudar a los más robustos combatientes que tenían que servirse de ellos.
A popa, sentado en un rico cojín de damasco semicubierto por un espléndido tapiz de terciopelo rojo rameado de oro, cuyos flecos rozaban las aguas, se encontraba un arrogante mancebo de veinte años apenas, que llevaba una coraza con incrustaciones de oro, cruzada por una faja de seda azul. Cubría su cabeza un yelmo sin visera y que resplandecía como si fuese de plata, coronado por tres plumas blancas de avestruz.
Calzaba botas altas acampanadas, de piel roja, con borlas plateadas, que apenas dejaban ver los calzones, de terciopelo carmesí. De su cintura pendía una larga espada, encerrada en una vaina bruñida y llena de arabescos, y un par de pistolas con larguísimos cañones. Era un joven hermoso, de facciones finas y aristocráticas, casi femeniles, ojos azules, labios rojos que hubiese envidiado una muchacha, y todavía sin sombra de vello. Largos cabellos de color rubio dorado asomaban bajo el yelmo y caían en ondas sobre la espalda. También su estatura era elegantísima; alto, erguido, fornido, tenía musculatura robusta.
Al lado suyo, y sentado sobre el primer banco, se encontraba un extraño individuo, redondo como una bola, quince años más viejo que el caballero, pero mucho más pequeño que él, con cara de luna llena iluminada por dos ojillos de color de acero; tenía larga barba erizada y bermeja y una nariz de color encendido, que descubría en sus reflejos un verdadero sacerdote de Baco.
Lo mismo que el resto de los tripulantes, llevaba una amplia coraza atravesada de alto a bajo por una enorme cruz, y sobre la cabeza una especie de morrión de acero adornado con un penacho de plumas. Su largo cinturón de cuero sostenía un verdadero arsenal: un espadón, dos puñales, dos pistolas y una maza de hierro de las que se usaban un siglo antes, y de un peso extraordinario. Si hubiera podido encontrar una culebrina, no habría vacilado en echársela al hombro.
La chalupa se había alejado de las costas de Cerdeña y se encaminaba hacia alta mar en dirección de una islita que se veía claramente por el suroeste, cuando el joven de la coraza dorada, desarbolando la bandera suspendida en el asta de proa, sobre la cual se vislumbraban los colores de los caballeros de Malta, dijo al hombre gordo:
—Dentro de media hora estaremos en San Pietro.
—¿Se habrán juntado ya esos perros de Mahoma, señor barón? —replicó el hombrecillo, dando un suspiro.
—¿Te inquietarías por eso tú, Cabeza de Hierro? —preguntó el joven, con tono un poco irónico y sonriendo ligeramente.
—¿Yo, señor barón? ¡Me los comería a todos de dos bocados! ¡Ya verán ellos la resistencia de los brazos de Cabeza de Hierro! ¡Yo no tengo miedo a los berberiscos!
—Te he oído suspirar...
—Es una antigua costumbre, señor barón. Pero ¿qué significa eso? ¿Tener miedo un catalán a los argelinos? Como vos sabéis, señor barón, mi padre, un frégataire renombrado, ha dado muerte a mil de ellos, por lo menos, y mi tío...
—¿A diez mil, acaso? —dijo el joven, riendo.
—Pocos menos habrán sido.
—¿Y el sobrino, Cabeza de Hierro?
—¡Matará otros tantos!
—Entonces, ¿por qué cuando el mes pasado abordamos a aquel corsario tunecino en aguas sicilianas te escondiste en la bodega y tu terrible maza estuvo inactiva? Sin embargo, la jornada de aquel día era de las buenas.
—¡No fue mía la culpa!
—¿De quién entonces?
—De una botella de vino de Chipre, que, por arte diabólica, sin duda, me privó del ejercicio de las piernas. ¡Alguna brujería de Mahoma!
—¿Una botella sola? ¡Di más bien medio barril de... miedo!
—¿Miedo yo? ¿Miedo un descendiente de la ilustre familia de los Barbosas? ¡Que ha derramado su sangre en Tierra Santa y hasta en el Perú! ¿Vos ignoráis, señor barón, que fue un antecesor mío quien hizo prisionero al emperador de los incas, y que otro estuvo a punto de matar a Saladino? De sangre tan valerosa no puede salir un hombre tímido. ¡Ordenad a los argelinos que se apresuren a desembarcar en San Pietro y a asaltar el castillo de doña Ida, y veréis de lo que es capaz Cabeza de Hierro, el catalán!
Esta vez fue el barón quien suspiró, mientras una vaga inquietud se pintaba en su semblante.
—¡No lo quisiera en este momento, Cabeza de Hierro! —dijo con cierta ansiedad—. Si mi galera estuviese dispuesta, también yo mostraría a los argelinos cómo saben combatir los caballeros de Malta; pero antes de veinticuatro horas no podrá reunirse con nosotros.
—¿Y creéis que la noticia sea cierta?
—Me la confirmó un pescador que salió de allí ayer noche.
—¿No sabe nada del castillo?
—Lo ignoro.
—¿A qué irían esos argelinos?
—A robar a la condesa y a demoler el castillo.
—¿Se han visto los buques corsarios? —preguntó Cabeza de Hierro.
—Aquel pescador sólo ha descubierto una faluca que vigilaba sospechosamente las aguas de San Pietro. Debe de ser la avanzada de alguna escuadrilla.
—Entonces, ¿qué podrá hacer contra ella la galera del señor barón? —interrogó el catalán, castañeteando los dientes.
—Nuestros hombres no están acostumbrados a contar los enemigos —replicó el barón con voz enérgica—. Caeremos encima de esos ladrones del mar, y ocurra después lo que Dios quiera.
—¡San Isidoro nos proteja!
—¡Mejor lo harán nuestras espadas! ¡Silencio! ¡Mira! ¡Es el espía, que vuelve a aparecer! ¡Siniestro pájaro nocturno! ¡Acecha a la condesa de Santafiora con ojos rapaces!
El joven barón se había levantado, intensamente pálido, llevando involuntariamente la diestra al puño de la espada y la siniestra a la culata de las pistolas. En su rostro se leía en aquel momento una extrema ansiedad.
En el horizonte, al sur de la isla de San Pietro, una sutil chalupa, coronada por dos velas latinas y que debía de tener gran arboladura, se deslizaba rápidamente por el mar, dejando una larga estela argentada.
Un punto luminoso aparecía de cuando en cuando, a intervalos regulares, sobre la proa, apagándose después.
—Debe de ser la faluca observada por el pescador —dijo el barón—. Pero ¿con quién puede cambiar esas señales?
—¿Os referís a aquel punto brillante, señor barón? —respondió Cabeza de Hierro.
—Sí.
—¿No es una hoguera?
—Parece un espejo de metal que refleja los rayos de la luna.
—Acaso la tripulación de la faluca corresponda con alguna galera que se encuentre en alta mar.
—No; hace señales hacia la costa.
—¡Ah! ¡Mira! ¡Responden desde San Pietro!
Una hoguera se había encendido repentinamente sobre la playa. Ardió un momento, y después se apagó, mientras la faluca, cambiando con ligereza el velamen, se alejaba rápidamente hacia la isla de San Antonio, cuya masa se divisaba confusamente hacia el Sur.
—¿Qué os parece todo esto, señor? —preguntó el catalán, viendo que el barón permanecía silencioso.
—Pues me pregunto quién puede ser la persona que tiene interés en atraer a los corsarios berberiscos hacia la costa de San Pietro —respondió el caballero de Malta con voz sorda—. ¿No sabe acaso ese miserable que donde caen los berberiscos todo lo arruinan?
—Es imposible que sea algún renegado oculto en San Pietro. En estas islas son todos hombres honrados.
—¿Sabes qué bandera ha visto aquel pescador ondear sobre la faluca?
—No.
—La de Culquelubi.
—¿La del capitán general de las galeras argelinas, de ese tigre feroz? —balbució el catalán—. ¡Ah, señor; siento que me corre un sudor frío por la piel, a pesar de la sangre generosa que corre por mis venas!
El joven barón no había escuchado siquiera la temerosa observación del descendiente de los Barbosas. Toda su atención se había reconcentrado en la faluca, la cual, en aquel momento, aparecía como un punto negro perdido en medio de un mar de plata.
—¿Adónde irá? —se preguntó—. ¿Acaso allá a lo lejos se esconden las galeras de Culquelubi? ¿Por qué no estarán aquí todos los valientes malteses que velan por la seguridad de las islas del Mediterráneo? Génova y Venecia gloriosas, ¿dónde están vuestros navíos? San Marcos y San Jorge, ¿habéis arriado vuestras banderas, que hicieron temblar un día a Constantinopla? ¡Yo solo contra todos! ¡Vencer o morir! ¡Pues sea! ¡Moriré si es preciso; pero los moros no desembarcarán bajo los muros que defienden a mi prometida!
Al hablar así, las dulces facciones del barón se habían iluminado con fulgores de cólera. Se comprendía que aquel joven, que parecía un niño vestido de guerrero, podía transformarse en un verdadero héroe en el momento oportuno.
—¡La proa hacia San Pietro! —había gritado con voz tonante—. ¡Y maldito sea el traidor que atrae a las islas a las panteras de Argel!
A pesar de sus bravatas, Cabeza de Hierro se había estremecido de terror. El ilustre descendiente de los Barbosas hubiera preferido encontrarse en la bodega de las galeras del caballero de Malta, delante de un barril de vino de Chipre, a estar en aquella chalupa, que corría hacia el peligro.
—¡Si tuviera algunas copas en el cuerpo —murmuraba—, pobres moros; qué carnicería iba a hacer con vosotros! Señor barón— preguntó de pronto—, ¿habrá mucha faena allá abajo?
—Nos jugaremos la piel —respondió el caballero.
—¿Es fuerte el castillo de la condesa de Santafiora?
—Si sus bastiones no son muy resistentes, lo serán nuestras espadas.
—La mía, aunque es de Toledo, no resiste a las balas de las culebrinas.
—Tu espada está templada en las aguas del Guadalquivir.
—Y las balas de los corsarios, en las del Mediterráneo.
—Pero no en las que bañan las aguas de Malta —respondió el barón.
—¡Pobre señora condesa! ¡En qué terribles combates va a verse envuelta!
—Es hija de guerreros que han derramado su sangre en Tierra Santa.
—¿Sabe que os encontráis en estas aguas?
—Mi aparición no la asombrará. Ya la he prevenido de mi retorno a estos lugares; si la tempestad no hubiera roto el timón, nuestra galera ya hubiese llegado a la isla. ¡Ah, mira; la faluca reaparece!
—¡Por San Isidoro! —exclamó el catalán—. ¿Qué significan esas carreras misteriosas? ¡Acaso pretendan caer sobre nosotros!
—Llegaremos a San Pietro antes —respondió el barón—. Parece que tratan de dirigirse a Antíoco. ¡Ea, muchachos; remad con fuerza, si no queréis hacer demasiado pronto conocimiento con esos perros mahometanos! ¡Acordaos de que son las panteras de Argel!
Los doce remeros, que ya habían advertido la presencia de los moros, no tenían necesidad de las excitaciones del barón; harto conocían ellos la audacia y la ferocidad de los corsarios berberiscos. Tampoco ignoraban que sus falucas llevaban culebrinas de buen calibre, y no querían exponerse al tiro de aquellas piezas, que los moros manejaban con mucha habilidad.
Pero la isla de San Pietro estaba próxima, mientras que los corsarios argelinos se encontraban alejados de ella cuatro millas por lo menos. Había, pues, el tiempo necesario para desembarcar antes de su llegada.
No obstante, los remeros bogaban furiosamente, haciendo volar la chalupa sobre la superficie de las aguas. El sudor inundaba sus semblantes, pero no por eso amainaban en su faena.
El joven caballero, que llevaba la barra del timón, dirigía la chalupa hacia una pequeña ensenada formada dentro de un promontorio pedregoso. En la extremidad de aquel promontorio se erguía majestuosamente una torre redonda y almenada situada a la izquierda de una maciza construcción, que la sombra proyectada por algunos árboles no permitía aún distinguir con claridad.
Sobre la ribera de aquella ensenada era precisamente donde el barón y el catalán habían visto brillar aquella hoguera que parecía una señal convenida con la faluca berberisca.
—¿Ves algo, Cabeza de Hierro? —preguntó el barón.
—Una ventana iluminada, y nada más. La señora condesa vela, sin duda.
—Aún no son más que las diez.
—Entonces, es posible que la servidumbre esté despierta, señor barón. Esta brisa nocturna me ha abierto el apetito de tal modo, que sería capaz de comerme tres moros en cinco minutos.
—¿Quieres cobrar fuerzas para combatir?
El catalán exhaló un suspiro.
—¡He aquí una palabra que me quitará el apetito! —murmuró para sus adentros.
El barón se había incorporado, y sus ojos se fijaron con ansiedad en la ventana iluminada, la cual se destacaba claramente sobre la negra masa del castillo.
—¡Acaso me espera! —dijo.
Un rápido rubor coloreó su semblante; pero después se puso densamente pálido, y sus ojos inquietos buscaban por todas partes la faluca, que había desaparecido. En aquel momento experimentó un vivo sentimiento de angustia.
—¡Si me la robasen! —murmuró—. ¡Si esos atrevidos piratas hubieran puesto sus ojos sobre mi prometida para hacer un regalo a su jefe o para vendérsela al bey de Argelia! ¡Acaso no ignoren que es la más hermosa criatura de las costas de Cerdeña!
—¡Señor barón! —dijo el catalán, levantándose rápidamente.
—¿Qué quieres?
—¡Vuelve la faluca!
—¿Vuelve sola?
—No veo ningún barco que la acompañe.
—Entonces llegará tarde. ¡Un último esfuerzo, muchachos!
La chalupa había entrado ya en la ensenada, que atravesó velozmente, y fue a embarrancar en la playa arenosa, la cual descendía suavemente hacia el mar.
—¡Atracadla a tierra, empuñad las armas y seguidme! —ordenó el barón—. ¡Los berberiscos no pondrán el pie en las murallas!