Aventuras históricas:

Clásicos salgarianos #7. Una antología de cinco clásicos de aventuras:

Las panteras de Argel
Las hijas de los faraones
Cartago en llamas
El Capitán Tormenta
El León de Damasco

Opiniones

El Capitán Tormenta: "Un libro de aventuras "de los de antes". No busquéis dilemas morales o profundidad psicológica: aquí los buenos son muy buenos y los malos malísimos; Salgari no se para a analizar las acciones de sus personajes ni se detiene en descripciones que puedan frenar el ritmo de la narración. A eso añadidle duelos a espadas, honor, romance... hasta conseguir una lectura realmente entretenida." ~ Malapata, Goodreads

El León de Damasco: "Uno de los muchos libros de aventuras marítimas de Salgari. Con los elementos acostumbrados: Un protagonista de carácter majestuoso, un par de fieles servidores que exaltan la lealtad y el heroísmo, a la vez que dan un toque de humor a la historia, enemigos de una maldad ilimitada y personajes (como Sebastiano Veniero, Uluç Ali Reis y Gianandrea Doria), y contexto histórico utilizados de manera totalmente libertina. Por lo demás, es un libro muy entretenido, muy fácil de leer, y a pesar de que la desbordante imaginación del Autor destroza constantemente los hechos históricos, se disfruta de principio a fin." ~ Oscar Gonzalez, Goodreads

Las hijas de los faraones: "Egipto fue una constante inspiración para los escritores de novelas de aventuras de fines del XIX y comienzos del siglo XX. Buenos ejemplos de ello son varias obras de H.R. Haggard o este sugerente relato de Salgari, Le figlie dei Faraoni (1906)." ~ The Cult

Cartago en llamas: "Los personajes son estereotipicos y unidemensionales y las situaciones muy exageradas: Hiram es el mas valiente e invencible de todos los hombre, todossus guerreros moririan por el sin dudarlo, todas las mujeres se enamoran de el ... Normalmente esto me haria tirar el libro a la basura con cara de asco pero no fue el caso con este libro. Segui leyendo. Y me encanto. Lo escribio de prisa y tu lo tienes que leer de prisa. Salgari no es Dickens ni Victor Hugo, pero es diversion y emocion a raudales y sin pretensiones. Y despues de intentar leer "Tender is the night" era justamente lo que necesitaba." ~B. Fernandez, Goodreads

El León de Damasco

El segundo volumen de la serie que inicia con El Capitán Tormenta. La historia se desarrolla en el mediterráneo, entre Chipre y Candía, después de la caída de Famagusta.

Capituló 1

La sobrina de Alí-Bajá

—AHÍ TENÉIS LA bandera azul de los tres leones rampantes... Allí está la galera del bajá de Damasco. ¡Izad la nuestra!... Señora, ya se aproxima el momento de la venganza.
Aquellas palabras las pronunciaba un guerrero turco de elevada estatura, membrudo y de piel bastante bronceada, quien, al parecer, acechaba desde días atrás la llegada del navío, en lo alto del imponente castillo de Hussif, sólida mole de construcción veneciana, tan maciza y fuerte que se precisaron doscientas galeras turcas para obligar a rendirse a los últimos bravos que sobrevivieron a la caída de Chipre. Frente al mar y a la tierra alzaba sus elevadísimas torres y sus espaciosas terrazas, defendidas por más de cincuenta culebrinas y de veinte bombardas, imponiendo respeto.
La voz del fuerte guerrero, tan rotunda como el mugido de un toro, se impuso por un instante al fragor de la resaca y resonó de arriba abajo de la torre.
Pasado un momento surgió una joven, que salió de una de las torres, y penetró casi a la carrera en la terraza. Era muy hermosa y tendría unos veinte años; alta, esbelta, de ojos negrísimos que resaltaban bajo largas cejas bellamente delineadas, de boca pequeña con rojos labios semejantes a cerezas maduras, y cabello larguísimo y suelto, de color ala de cuervo. En su semblante, aunque con una perfección de rasgos casi griega, había cierta dureza y energía que denotaba al momento a la mujer turca, cruel siempre, en el fondo, por haberla acostumbrado a ello los sultanes de los siglos XV y XVI.
Al estilo de las mujeres notables turcas de aquel tiempo lucía elegantes calzones de seda blanca recamados en oro, amplios y acuchillados para que pudieran verse las piernas, jubón de verde seda orlado de plata y grandes perlas, de extraordinario valor, por botones. Su cintura la ceñía una ancha faja de rojo brocado, anudada por delante con un gran lazo que le alcanzaba casi hasta los pies, calzados con escarpines de punta torcida hacia arriba y de cuero carmesí con adornos de oro.
A diferencia de las demás damas, anhelosas de joyas —que los sultanes, por aquella época victoriosos de continuo, luego de haber entrado a saco en provincias y reinos distribuían a diestro y siniestro, con la generosidad propia de los grandes ladrones—, aquella muchacha no lucía ningún adorno de este tipo ni tan siquiera en las orejas, muñecas o cuello. Por el contrario, colgaba de su faja una cimitarra cuya empuñadura y vaina estaban adornadas con zafiros y esmeraldas.
—¿Qué le ocurre a mi capitán para gritar de esa manera? —preguntó al turco, que en el extremo de la terraza y con la mano sobre los ojos a modo de pantalla parecía contemplar alguna cosa de gran interés en lo más lejano del horizonte—. ¿Sabes que ya es hora del café?
—Mejor es el café que llega por el mar, señora. El bajá de Damasco ha caído finalmente en la trampa que le había preparado su tío el Gran Bajá.
El rostro de la joven manifestó una salvaje alegría y sus ojos lanzaron destellos.
—¿Lo supones así, Metiub?
—¿Acaso estoy ciego, por ventura? Alá no lo quiera. Fíjate allí: la galeota del bajá, que avanza lentamente. En su palo mayor ondea la bandera azul con los tres leones rampantes de Damasco. Fíjate, Haradja, fíjate.
La bella turca, con la agilidad de una pantera, se dirigió al instante hacia el parapeto de la terraza, en la que podían verse seis culebrinas que llevaban el sello de Venecia —el famoso León de San Marcos—, tomadas, sin duda, en Nicosia o Famagusta. Como el sol resplandecía fuertemente, a pesar de ser por la mañana, se protegió también los ojos con la mano.
Un tremendo abismo se abría a sus pies, ya que el castillo se adentraba en el mar por aquella parte no menos de cien metros. Pero permaneció impertérrita, escuchando por un instante el rumor de la resaca, que llegaba hasta ella.
Casi ni a mil pasos de distancia una galera de unas trescientas toneladas, de buenas líneas para alcanzar gran velocidad, con dos palos provistos de enormes velas latinas y dos órdenes de remos, avanzaba con lentitud por el plácido océano, en dirección al noroeste, como si se dirigiese al archipiélago griego para anclar en la poderosa Constantinopla.
—Ocho culebrinas —enumeró el capitán—, veinte guerreros y veinte galeotes al remo. Buen manjar. ¿Qué opinas, señora?... ¿Continúa la flota del bajá vigilando la ruta del archipiélago?
Haradja había callado. Muy pálida, erguida ante el parapeto de la terraza, sobre el abismo en cuyo fondo sonaba con fuerza la resaca, se pasaba con nerviosismo una mano por sus largos cabellos, como si quisiese alisárselos. Su hermosísima frente aparecía ensombrecida, como si una terrible tempestad hubiese estallado en el cerebro de aquella enigmática joven.
—¿Me has comprendido, señora? —insistió el capitán con un gesto de impaciencia—. ¿Dejaremos huir al padre del valiente guerrero que debiera haber sido tu marido hace cuatro años?
Haradja, sin dejar dé alisarse los cabellos, lanzó un suspiro.
—¡Ah! ¡Los recuerdos de otras épocas!...
—¿En quién estás pensando, señora? —inquirió con cierto tono irónico el turco—. ¿En el León de Damasco, o en el bello capitán que se casó con él y que, a pesar de ser mujer, me dio una magnífica estocada? Cierto es que aquella joven se hizo célebre en Famagusta con el nombre de capitán Tormenta.
La joven experimentó un temblor, la sangre acudió a su semblante y en sus ojos brillaban fieros destellos, igual que en los del jenízaro. Se volvió hacia el capitán y, con temblorosa voz, exclamó:
—¿Acaso te hartas, Metiub, de contemplar las terrazas del castillo de Hussif?
El robusto turco la miró impasible y, cruzándose parsimoniosamente de brazos, respondió con sereno acento:
—Si la sobrina de Alí-Bajá desea ver a un hombre saltar en el espacio y estrellarse contra los escollos, realizando en el aire una soberbia curva, puede decirlo. Estoy presto a saltar.
Se había subido al parapeto y examinaba despectivamente los escollos en que estaba dispuesto a estrellarse a un mandato de su señora.
—A tus órdenes... ¿Qué valor tiene una vida si en Candía millares y millares de cristianos y turcos son muertos por las minas o los proyectiles, por las espadas o las cimitarras? Allí se muere alegremente en busca de las huríes del Profeta, al igual que más de cincuenta mil compatriotas.
—¡Estás loco! —dijo Haradja, cogiéndole con fuerza por un brazo y haciéndole bajar—. ¿Está preparada mi galera?
—Hace ocho días.
—¿Y mis armas y mi armadura?
—En la cámara de popa.
—En marcha, Metiub. Si no puedo apresar de momento al León y a su mujer, cogeré por lo menos, a su padre. El pequeño debe haber sido raptado en Venecia y tal vez se halle en poder de mi tío.
—¡Si lo encuentras vivo!...
—Solamente tiene tres años.
—Sí. Pero el bajá, en ocasiones, como entretenimiento, hace desollar vivas a las criaturas cristianas que caen en sus manos.
—¡Silencio!... Acompáñame.
Descendieron por una larga escalera, practicada en la roca viva, y tan angosta que una reducida hueste de hombres sería suficiente para defenderse incluso contra un pequeño ejército.
En las terrazas superiores numerosos guerreros y mujeres avizoraban el horizonte, pero no hubo nadie que se atreviera a gritar, indicando la nave del bajá de Damasco: sentían excesivo temor hacia Haradja.
Luego de haber bajado ciento sesenta escalones, el capitán y la muchacha se encontraron en la orilla de una caleta, en mitad de la cual se mecía rítmicamente una soberbia galera de casi cuatrocientas toneladas de color rojo y con un gran mascarón de proa en reluciente latón.
Portaba un par de velas latinas, únicas que se utilizaban en aquel tiempo en el Mediterráneo, pintadas también de rojo, con enormes rayas transversales azules, tres órdenes de remos y dieciséis culebrinas, todas en cubierta y emplazadas de manera que pudieran disparar en todas direcciones. La tripulación estaba formada por media docena de marineros, treinta galeotes encadenados a los bancos y cuarenta robustos guerreros turcos cubiertos de hierro y acero.
Una chalupa estaba ya aguardando a Haradja para llevarla a bordo.
—¿Falta alguno? —inquirió el capitán, dirigiéndose a los marineros.
—Ninguno.
—Vamos.
En un instante cruzaron el minúsculo puerto, y la sobrina del bajá y su capitán de armas subieron a la galera por una simple escala de cuerda.
Los treinta guerreros, provistos de pesados arcabuces, cimitarras y yataganes, constituyeron el puente de honor de su castellana, la cual, según era su costumbre, no les dirigió ni una mirada y marchó a su cámara en tanto que el capitán de armas, tras echar una ojeada a las velas y las maniobras, dio diversas órdenes breves y tajantes.
Se elevaron las dos anclas, se orientaron las velas, y los treinta remos de los galeotes se pusieron a la tarea, acatando las secas órdenes de los maestres. La magnífica galera abandonó la caleta, pasó una escollera, en la que se había colocado una batería, y se adentró en el mar a fuerza de remos, ya que casi no soplaba viento.
La galeota del bajá de Damasco había rebasado ya el castillo de Hussif y proseguía con lentitud su rumbo, utilizando solamente los remos. Una infernal sonrisa afloró a los labios del capitán de armas.
—¿Hacia dónde vais, desdichados? —murmuró—. Os va a resultar duro caer en manos del turco, pero eso sería lo de menos importancia... Haradja hará una de las suyas y no respetará ni siquiera al ya anciano bajá.
De esta manera hablaba consigo mismo, sentado a horcajadas en una culebrina de considerable calibre, fundida en Constantinopla, cuando se unió a él la joven, cubierta totalmente de acero y luciendo en la cabeza un relumbrante yelmo ornado con un penacho de plumas de avestruz. La coraza estaba finamente cincelada, al igual que los brazales, quijotes y grebas. Había cambiado la elegante cimitarra por una especie de espadón curvado, soberbia y mortífera arma de abordaje.
—¿Se puede ya disparar, Metiub?
—Cuando desees, señora. No nos hallamos más que a unos tres tiros de arcabuz.
—Conmina a la rendición.
—El bajá se asombrará al observar que le cañonean sus propios compatriotas.
—¿Distingues al padre del León de Damasco sobre el puente?
—No observo en la galeota ningún anciano y empiezo a suponer que puede hallarse enfermo.
Una irónica y cruel sonrisa hizo entreabrir los hermosos y carnosos labios de Haradja. El capitán, que no dejaba de observarla, hizo un gesto con la cabeza y pensó:
«¡Hum! No me agradaría hallarme en la piel de ese pobre bajá... Si se encontrasen en esa nave el León de Damasco y el capitán Tormenta, la señora lo pensaría mucho antes de lanzarse al abordaje..., y yo todavía más que ella... Pero...»
—¿Y qué? ¿Acaso requiere meditarlo? —masculló Haradja—. Creo que se pierde excesivo tiempo en mi galera.
—En seguida lo recuperaremos, señora. Aguarda un instante.
Alcanzó de un salto la escotilla central, e inclinando la cabeza exclamó con voz imperiosa:
—¡A ver! ¡Maestres, que trabaje el látigo y que se muevan los remos! Hay prisa.
Después, en tanto que surgían quejumbrosos gritos de la parte baja de la galera, retornó hacia proa, en la que seis hombres servían la enorme culebrina fundida en Bizancio.
—Primero un tiro bajo. Si no deja de avanzar, dispararemos a la arboladura... ¡Ocho culebrinas contra dieciséis! ¡Bah! Disponemos de mucha ventaja.
El largo cañón, que medía como mínimo tres metros, vomitó su carga con gran estruendo, que se extendió por el mar, repercutiendo de vez en cuando por las pequeñas olas que la brisa del sur pretendía hinchar.
El capitán de armas de la galeota contestó haciendo subir y bajar en tres ocasiones, como saludo, la bandera del bajá de Damasco. Pero en lugar de detener la marcha de la nave ordenó forzar el remo. Haradja enarcó las cejas y sus ojos despidieron destellos.
—¡Cómo! —exclamó—. ¿No se acatan las órdenes de una sobrina del Gran Bajá?
—Señora —adujo Metiub—, no está izada tu bandera y, por otra parte, esa galeota no es de miserables mercaderes, sino de uno de los bajás más poderosos del Asia Menor.
—Haz ondear al viento los colores de Alí.
—Huirá con mayor velocidad.
—La alcanzaremos y nos apoderaremos de ella al abordaje —repuso Haradja, muy encolerizada.
—Luego de haberla cañoneado metódicamente. De todas maneras, si pudiese huir de nosotros sería para ir a caer entre las cincuenta galeras que tu tío puso bajo tus órdenes para que llevaras a cabo tu particular proyecto... ¡Eh! ¡Los de popa! ¡Izad la enseña del Gran Bajá!
Un momento más tarde una bandera de seda escarlata, con un par de culebrinas cruzadas en su mitad, se enarbolaba en la parte superior del palo mayor, a la vez que se disparaba un nuevo cañonazo en señal de advertencia.
Como había imaginado Metiub, los hombres de la galeota, en lugar de detenerse, aumentaron la velocidad por medio de los remos, y apuntaron las cuatro culebrinas de popa hacia la galera del Gran Bajá, como indicando que estaban decididos a oponerse a cualquier clase de ataque.
—¿Qué te parece, señora? —arguyó Metiub, con un ligero tono de ironía en la voz—. Al parecer no produce el menor efecto la bandera de Alí-Bajá en las gentes del bajá de Damasco.
—Es que las manda el padre del altivo León —repuso Haradja, rechinando los dientes—. ¡Fuego!... ¡Barre el puente de la galeota, y en cuanto los hayamos desarbolado..., al abordaje!... Hace cuatro años que estoy esperando la hora de mi venganza. Haz arder su cubierta, puesto que el bajá no asoma por ninguna parte.
—¡Eh! ¡Bordada de proa! —ordenó el capitán de armas—. Pólvora gruesa... Hay que barrer la cubierta de la galeota.
Una veintena de hombres se lanzaron al castillo de proa, donde había colocadas seis culebrinas de diversos calibres y empezaron a cañonear la galeota, organizando un infernal estruendo.
La nave fugitiva se limitó al principio a subir y bajar la enseña del bajá, pero observando que los proyectiles no dejaban de caer y que varios de ellos se abatían sobre el puente, empezaron también a disparar, y bastante enérgicamente, con sus cuatro culebrinas de popa.
—¡Vaya! ¡Los lobeznos de Asia! —barbotó Metiub, al escuchar el silbido de los proyectiles—. ¿Desean enseñarnos los colmillos a nosotros, los Tigres del Norte? ¡Música, artilleros!...
Y, volviéndose hacia la escotilla central, inclinó otra vez la cabeza para gritar:
—¡Más latigazos, maestres! Es preciso alcanzar la galeota para tomarla al abordaje.
La galeota acreció su velocidad a costa de las desnudas espaldas de los galeotes, quienes aullaban de dolor. Los desdichados, encadenados a los bancos y condenados a morir a tiros o ahogados si hundían la nave, no remaban con premura, sino forzados por los golpes que se abatían sobre ellos por todas partes.
También la galeota, aunque el número de sus remeros era menor, realizaba perceptibles esfuerzos por conservar la distancia, que por desgracia disminuía paulatinamente, y respondió con vigor a los de la galera, descargando con tino sus cuatro culebrinas de popa.
Haradja, sentada en medio de la galera, entre los dos palos, contemplaba plácidamente a sus hombres, afanados en cargar y descargar los cañones. Ni un simple músculo de su rostro se alteraba y mantenía su tranquila sonrisa, a pesar de que los proyectiles silbaban a su alrededor, matando a uno u otro remero, destrozando algún remo y perforando las velas.
En dos ocasiones le aconsejó el capitán de armas que se retirara, pera la altiva sobrina del temible bajá no le contestó siquiera.
No obstante, un rumeliota y un albano se desplomaron a breves pasos de ella, segados los dos por los proyectiles de la galeota, y quedaron en la toldilla, desangrándose.
Metiub, que deseaba terminar cuanto antes y que no quería que a su señora le ocurriera nada, por temor a incurrir en el enojo del temible y despiadado bajá, estimulaba a sus artilleros y a los arcabuceros, puesto que ya ambos veleros se hallaban a una distancia en que las armas de corto alcance también podían ser útiles.
De vez en cuando ordenaba dar media vuelta a la galera para que fueran empleadas las piezas de los costados, arrojando andanadas por babor y estribor.
La lucha, dura y tenaz, se prolongaba desde hacía más de media hora, entre abundancia de humo y estruendo, pero sin notables resultados prácticos, ya que el movimiento que los remos obligaban a dar a la nave tornaba difícil la puntería. De haber soplado viento, la cosa habría variado y en los dos veleros se habrían podido apreciar daños, ya que los turcos contaban en aquella época con magníficos artilleros que podían enfrentarse sin desventaja con los de la República de Venecia.
Ya la galera, que seguía ganando terreno, se disponía para el ataque final, cuando surgieron en el horizonte cincuenta naves de guerra dispuestas en línea y que cerraban el paso a la galeota.
—¡Ya está en nuestro poder! —exclamó Metiub, dando orden a los artilleros de que dejaran de disparar.
Realmente la galeota no podía confiar en huir. En cuanto sus tripulantes se cercioraron de que todas aquellas galeras enarbolaban la sangrienta enseña del Gran Bajá, intentó en vano tres o cuatro bordadas, dejó de disparar, soltó los remos y arrió las velas. La bandera del bajá de Damasco fue coronada por otra blanca de rendición.
—¿Estás satisfecha, señora? —inquirió Metiub, dirigiéndose hacia Haradja, luego de mandar a los cómitres que no dejaran a los galeotes reducir la marcha.
—Pero... no distingo al bajá.
—Se hallará enfermo.
—No obstante, está su capitán de armas, ¿no es cierto?
—Él es quien dirigió los disparos.
—Manda situar los peines de arpones en los dos palos y que dispongan el juego de poleas.
Metiub la examinó fijamente.
—¿Me has entendido? —gritó ella, con impaciencia.
—¡Los peines de arpones para un bajá!... Piensa lo que vas a hacer, señora.
—¡Bah! Mi tío tiene mucha influencia en Constantinopla. Además, no sabes qué pienso hacer.
Se había incorporado y desenvainó el sable, mientras sus arcabuceros, con las mechas preparadas, aguardaban sus órdenes para efectuar una descarga. En cinco minutos escasos la galera abordó a la galeota, retiró sus remos para que no se estropearan con la embestida y la engarfió con los ganchos, sin disparar un tiro.
—¡Entregaos! —ordenó Metiub.
Un guerrero de elevada estatura, flaco, nervudo y musculoso, con una armadura, se colocó a la baranda entre los tripulantes de las dos naves.
—¿A quién nos hemos de entregar? —inquirió.
—A la sobrina del Gran Bajá.
El damasceno se tornó lívido, más recobrándose al momento preguntó con acento firme:
—¿Sabes a quién llevamos en la nave?
—Sí; al bajá de Damasco.
—¿Y tenéis la audacia...? ¿Con qué derecho?
—Con el derecho del más fuerte —exclamó Haradja, acercándose hasta la baranda—. De momento, tú pasa a mi galera. Luego se verá lo que hacemos con el bajá. Y prevén a tus hombres, ya que al más mínimo intento de resistencia los pasaremos a todos a cuchillo, incluso a los galeotes. Ahora pasa a mi nave. ¡Rápido! ¡Ya empiezo a disfrutar con las delicias de la venganza...!